Nuestra fábrica de salud

 

La verdadera fábrica del zumo de aceituna es el olivar. Por tanto en Duernas mimamos todos y cada uno de nuestros olivos así como tratamos también de cuidar todos los detalles, en la recolección y molienda, para respetar al máximo el zumo natural de aceituna.

En el centro del mar de olivos de Finca Duernas está estratégicamente situada la almazara para que el tiempo del olivo al molino sea cuestión de minutos. La molturación es en frío muy cuidada y todo gira en torno a alcanzar la mayor frescura y riqueza del zumo. Así, en menos de una hora tenemos en Duernas la aceituna prensada y en la bodega.

La almazara de Duernas es también ecológica y se rige por los procedimientos del International Food Standard (IFS).

ALMACENAJE

La bodega de la Finca Duernas tiene paredes y techos aislantes de última generación y un sistema de aire acondicionado para prevenir que el aceite sufra cambios bruscos de temperatura, que mermen su calidad.

El aceite, una vez filtrado de sus impurezas se guarda bajo nitrógeno para evitar su oxidación

EMBOTELLADO

En cada cosecha seleccionamos los mejores zumos para nuestro propio embotellado. Ofrecemos vírgenes extra de alta gama de las variedades arbequina y picual, en su mayoría ecológico. Las diferentes marcas corresponden al grado de madurez del fruto.

TRAZABILIDAD TOTAL

En Finca Duernas controlamos todo el proceso desde el árbol a la botella y el leitmotiv es la excelencia del zumo sin olvidar el cuidado de la tierra y la biodiversidad.

Con el número de lote de cada una de las botellas que se envasan en Finca Duernas, podremos llegar a conocer e identificar los árboles de donde provienen, la fecha de recolección y su molturación. Siendo la trazabilidad total dentro de nuestra finca, podemos ofrecer la mayor seguridad alimenticia y garantía de excelencia.

SU HISTORIA

La palabra almazara proviene del árabe y significa “lugar donde se exprime”. La primitivas almazaras eran una especie de mortero elaborado de piedra con el que se operaba en pequeñas cantidades cada vez. La evolución de las almazaras se llevó a cabo en paralelo con la capacidad de producción agrícola: cuanta más oliva era cultivada mayor era el requerimiento de almazaras más productivas. Existen evidencias de las primeras prensas en la Edad del Cobre. El surgimiento económico de estas civilizaciones capaces de producir y exportar aceite de oliva, así como su constante motivación de comerciar con los puertos egipcios hizo que poco a poco se fuera institucionalizándose su uso.